Preparación de los electrodomésticos en una mudanza

Preparación de los electrodomésticos en una mudanza

En el interior de una vivienda suelen convivir infinidad de objetos de toda clase y tamaño. Quizá en nuestro día a día no nos paramos a observar la cantidad de mobiliario y enseres que nos rodean. Pero en el momento de tener que preparar una mudanza, la realidad es bien distinta. Hay algunos objetos que son mas delicados que otros. Es por ello que debemos prepararlos debidamente como es el caso de los electrodomésticos en una mudanza. Y es que, una de las estancias más complicadas de organizar es la cocina. Tanto por las vajillas como por la gran variedad de utensilios que tenemos, pero, sobre todo, por los electrodomésticos.

Es cierto que no siempre en una mudanza tenemos que cargar con ellos, o al menos no con todos. Especialmente si vivimos de alquiler, ya que en este caso lo habitual es encontrar la cocina amueblada. Pero si nos encontramos en una auténtica mudanza en la que queremos trasladar nuestros propios electrodomésticos, conviene tener en cuenta varias recomendaciones para evitar daños físicos en su carcasa o un incorrecto manejo que a largo plazo pueda redundar en un peor funcionamiento de la máquina.

Línea blanca: fragilidad, agua y volumen

  1. Si queremos mover de lugar un electrodoméstico de tamaño medio o grande, nunca debemos hacerlo solos. Como mínimo deben haber dos personas que colaboren para facilitar la tarea y evitar lesiones o accidentes.
  1. Los pequeños electrodomésticos (batidora, tostadora, sandwichera, exprimidor eléctrico, etc.) podemos introducirlos en cajas sin problema. Eso sí, cubriendo cada pieza para evitar que choquen e intentando equilibrar el peso para no preparar cajas muy pesadas que posteriormente sean difíciles de mover.
  1. Los electrodomésticos que contengan hielo en su interior hay que desenchufarlos entre 24 y 48 horas antes de su traslado. Estamos hablando de frigoríficos y congeladores. Además, deben quedar completamente vacíos. En el caso de los que utilizan agua, como las lavadoras o los lavavajillas, debemos drenar las mangueras. Así nos aseguraremos de que no quede líquido en su interior y evitar así derrames.
  1. Si los electrodomésticos tienen elementos móviles en su interior, como las bandejas del horno o el plato giratorio del microondas, deben ser envueltas en papel de burbujas para evitar que se rompan y nunca pueden quedar en el aire, de tal manera que o bien aplicamos cinta de embalaje a modo de fijación que impida que se muevan o bien los guardamos en bolsas aparte.
  1. En todos los casos, conviene aprovechar la mudanza para limpiar por dentro los electrodomésticos, una tarea que no solemos realizar de manera habitual. La principal precaución es desenchufarlos de la corriente eléctrica y del gas antes de comenzar.
  1. Los electrodomésticos son frágiles y como tal, debemos indicarlo en las cajas. Además, los cables nunca pueden quedar sueltos ni sobresalir, sino que deben enrollarse y fijarse a la carcasa.

Cuenta con la ayuda de los mejores

Con esta serie de consejos la vida útil de tus electrodomésticos no se verá afectada por el traslado. No obstante, si quieres evitar al 100 % cualquier sorpresa desagradable, lo más aconsejable es informar al detalle a tu empresa de mudanzas sobre el tipo de carga que debe trasladar.

Un equipo profesional siempre se encargará de realizar un traslado seguro y de cubrir cada pieza con el material adecuado, en el caso de que no hayamos conservado las cajas originales y en lugar de utilizar mantas viejas que sí son útiles para evitar rozaduras pero no amortiguan tan bien los posibles golpes como el embalaje específico que se utiliza en este sector. Si quieres que Mudanzas Andalucía analice tu caso en concreto, no dudes en solicitarnos presupuesto para mudanzas en Madrid y en cualquier ciudad andaluza.

Write a comment